Recepción del recién nacido

La recepción del recién nacido es un conjunto de pruebas, estudios y análisis que se realizan en los primeros momentos de la vida del recién con el objeto de que la adaptación al nuevo ambiente sea buena y rápida. La recepción del recién nacido se conoce con las siglas RN.

En el examen físico del recién nacido consta de varios aspectos. Los más esenciales es comprobar que el bebé es un recién nacido sano, descartar cualquier anomalía o malformación y si existieran atajarlas cuanto antes.

Todo sobre recién nacidos

Primeros pasos en la recepción del recién nacido

En la misma sala de partos se procede a prestar una atención inmediata del recién nacido, como:

  • El corte y ligadura del cordón umbilical y recogida de una muestra para conocer los primeros datos sanguíneos (grupo, Rh…)
  • La aspiración de las vías respiratorias, colocación de una sonda nasogástrica.
  • Un control ocular.
  • Regular la temperatura del cuerpo y suministro de vitamina K.
  • Realizar las mediciones para valorar la edad gestacional (antropometría): peso, talla, perímetro del tórax y cabeza.
  • Someter al recién nacido a la prueba de APGAR para valorar el color del bebe, las frecuencias respiratorias y cardiacas.

Los primeros resultados de la recepción del recién nacido marcaran si el bebé necesita cuidados especiales o puede acudir junta a la madre.

Recepción del recién nacido en las primeras horas de vida

Durante el primer día de vida y a partir de las primeras 6 horas está indicada la continuación del examen físico del recién nacido, la Asociación Española de Pediatría indica la necesaria confirmación de que no existe ninguna anomalía en la salud del niño y antes de firmar el informe de alta deben realizarse otros nuevos estudios.

La recepción del recién nacido con unos valores normales nos aporta una relativa tranquilidad de que todo va bien. Pero sobre todo, si el índice de APGAR presenta resultados bajos, el seguimiento en la evolución del niño debe ser concienzudo.

recien nacido recepcion

La puntuación total de este test se hace sumando distintos valores independientes. El resultado puede estar del 1 a 10. Ambos valores prácticamente son inusuales, lo habitual es que un recién nacido en perfecto estado tenga una puntuación de 7 a 9. Los resultados inferiores a 7 muestran la necesidad de una atención médica concreta. Cuanto más bajo sea este valor, más problemas presenta el bebé.

Las evaluaciones bajas se producen normalmente cuando el bebé ha sufrido un parto complicado, una cesárea o obstrucción de las vías respiratorias.

Recepción del recién nacido previo al alta

Antes de enviar al niño a su domicilio, el examen debe continuar para que el departamento de pediatría confirme y descarte que no existan malformaciones o deficiencias preocupantes.

Y si se detectará alguna alteración, deberán mantener al recién nacido en observación médica y hospitalaria hasta que su estado de salud le permita llevar una vida normal.

Déjanos tu Opición

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *