La apnea del recién nacido

La apnea del sueño en recién nacidos es un problema respiratorio que no es muy abundante, pero sí que hay que tener un seguimiento del sueño de nuestro bebé, para saber si puede sufrirlo, ya que si no se detecta puede ocasionar problemas en su crecimiento.

Las principales consecuencias de la apnea respiratoria en recién nacidos son falta de atención, problemas de conducta o incluso de corazón, debido a la falta de calidad del sueño.

apnea del bebe prematuro

Síntomas apnea del recién nacido

Este problema la peculiaridad que tiene es que únicamente pueden detectarlo terceras personas, porque uno mismo no se da cuenta ya que ocurre cuando estas dormidos.

Por este motivo los padres tienen que estar pendientes de estos síntomas de la apnea en bebés:

  • Que los ronquidos sean fuertes y frecuentes.
  • Durante la noche el bebé experimenta respiraciones problemáticas.
  • Respiraciones irregulares: Se trata de una sucesión de rápidas respiraciones, para después interrumpirse durante unos segundos, pero después vuelve a respirar con normalidad. Estas respiraciones con pausas en el sueño duran como máximo 15 segundas, y son debido a la bajada del ritmo cardíaco.
  • Cambios de color: La piel de la cara del bebé pueden sufrir signos de cambio de color, o bien pálido, azul o morado.

Si tu bebé experimenta cualquiera de los síntomas de la apnea del recién nacido, debes acudir a un centro médico cuanto antes, de este modo podrá hacerle una evaluación y buscar la mejor solución para el caso concreto.

La apnea del prematuro

La apnea en neonatos prematuros es la más frecuente, de hecho la mitad de los bebés prematuros sufren este problema, cuanto más prematuro es más probabilidades tiene.

apnea del bebe

El motivo es que como han nacido antes de tiempo todavía no tienen desarrollado su sistema ni sus órganos, y esto es lo que provoca las complicaciones en el sistema respiratorio.

Cuando tiene lugar la apnea del recién nacido prematuro la medida más eficaz es monitorizar al bebé para control la apnea neonatal, y a partir de ahí se decidirá si es mejor emplear cirugía, máquinas auxiliadoras o centros de sueño.

También es importante saber que la mayoría de los bebés prematuros que sufren apnea se recuperan sin ninguna secuela.

Déjanos tu Opición

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *