Fototerapia en recién nacidos

La fototerapia en recién nacidos se utiliza principalmente como el tratamiento de la ictericia fisiológica para evitar que los niveles de bilirrubina vaya aumentando a un ritmo donde podría suponer una complicación neurológica grave; la encefalopatía neonatal bilirrubínica (riesgo de kernicterus).

El principio de la terapia, fototerapia bebes recién nacidos, es exponer a los bebés a la luz azul. Existen diferentes sistemas de fototerapia: la fototerapia convencional o fototerapia intensiva, indicadas dependiendo del nivel de bilirrubina en la sangre. Unos niveles altos también son conocidos como la ictericia del recién nacido.

fototerapia bebes

Cuando la fototerapia no es suficiente, otros tratamientos se llevan a cabo en una unidad especializada.

Cómo se realiza la fototerapia en recién nacidos

La fototerapia en recién nacidos se realiza por un pequeño lector electrónico colocado en la piel del bebé que da una indicación del nivel de bilirrubina en la sangre. Cuando la tasa es alta, se realiza una comprobación por análisis de sangre. Sí alcanza un cierto umbral se coloca al bebé bajo las lámparas de fototerapia neonatal.

El niño desnudo está expuesto a la acción de luz de la lámpara con sus ojos protegidos. La temperatura, el estado de hidratación y el seguimiento de las  cifras de bilirrubina en recién nacidos son monitoreados continuamente hasta llegar a unas cifras no peligrosas.

La ictericia fisiológica del recién nacido: las principales causas

La aparición de ictericia en un recién nacido necesita determinar la causa y prevenir una enfermedad neurológica grave cuando alcanza una cierta tasa. Deben comprobarse todos los índices que presentan las analíticas del niño; la bilirrubina neonatal, valores normales.

El niño amarillea. La ictericia fisiológica aparece después de 24-36 horas del nacimiento, con un pico máximo entre el tercero y cuarto día, seguido por un rápido descenso y una regulación para el décimo día.

fototerapia recien nacidos

Las principales causas:

  • El recién nacido tiene un superávit de células rojas de la sangre en comparación con un niño mayor o un adulto. La destrucción de las células rojas de la sangre en grandes cantidades produce una cantidad de bilirrubina que puede exceder la capacidad inmadura de la función hepática. De ello se deduce un exceso de bilirrubina que desencadena en una sencilla ictericia fisiológica. Este es el tipo más común de ictericia neonatal.
  • Sin embargo, un número de enfermedades también puede causar la destrucción prematura de las células rojas de la sangre: incompatibilidad sanguínea con la madre, enfermedad hemolítica familiar, enfermedad del hígado o la existencia de obstrucción del flujo de bilis.
  • El recién nacido amamantado a veces presenta ictericia fisiológica. Es debido a la presencia en la leche de algunas mujeres de una sustancia que inhibe el metabolismo de la bilirrubina en el hígado.

El primer tratamiento es la fototerapia en recién nacidos con un porcentaje altísimo de éxitos.

Déjanos tu Opición

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *