Bebés varones recién nacidos. Cómo cuidar los genitales del bebé.

La llegada del bebé es muy importante. Queremos tenerlo todo planeado: ropa, accesorios, alimentación… pero debemos tener también muy en cuenta los cuidados que van a necesitar el bebé, y en el caso de los bebés varones recién nacidos tenemos que prestar mucha atención a los genitales.

Bebés varones recién nacidos

Lo primero que debes saber es que los genitales de los bebés varones recién nacidos son muy sensibles, y debemos tener mucho cuidado a la hora de limpiar al bebé o cambiarle. Por eso, es importante tener en cuenta algunos consejos que nos ayuden a que todo vaya sobre ruedas.

El cuidado de los genitales en los bebés varones recién nacidos

Aunque en todos los niños cuando les cambias el pañal hay que tener cuidado de que toda la piel quede sin humedad, en el caso de los genitales del niño debemos prestar más atención. Además, hay que tener en cuenta que hay que lavar la zona concienzudamente para que no queden restos, y lo mejor es utilizar agua templada y una esponja, evitando los jabones.

Una vez esté limpio hay que secarlo para que la humedad en el pañal sea mínima, evitando el riesgo de infecciones. Hay que observar que la zona no tenga enrojecimientos o inflamación, en ese caso habrá que acudir al pediatra de forma inmediata.

Bebés varones recién nacidos

Otro aspecto a tener en cuenta en los genitales de los bebés varones recién nacidos es que no se les debe liberar el prepucio adherido al glande, ya que lo hará de forma natural en el primer año. Si el pediatra observa que hay algún inconveniente o puede haber problemas, te recomendará qué medidas adoptar.

La hora del baño en los bebés varones recién nacidos

Es importante siempre que bañemos al bebé que se laven perfectamente todos los pliegues de su piel. Pero todavía es más importante que se sequen correctamente.

Ya hemos dicho que cuando cambiamos el pañal al bebé hay que tener cuidado de la zona de los genitales quede completamente seca, lo mismo ocurre a la hora del baño. Hay que secarla correctamente y siempre con una toalla suave y limpia.

Déjanos tu Opición

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *